CÓMO TENÉS QUE CUIDARTE EN OTOÑO

POR MILAGROS LEICIAGA

Si sos un amante de la época fría, seguro sepas bien que nuestra piel, cabello y hasta nuestro organismo sufre muchísimo el cambio de estación; quizás sólo se manifiesta resecándonos, o incluso nos puede doler un poquito la garganta. Pero para que estas cosas típicas de la temporada otoñal no te pasen, te traigo 5 TIPS para que optes y ¡te cuides un poquito más!

1 ¡TAPATE LA NARIZ!
Sé que es gracioso cómo lo digo, pero una vez una profesora de canto me enseño la mejor técnica para evitar que me den los benditos dolores de garganta, que particularmente sufro mucho; tenés que taparte hasta la nariz, ya sea con bufanda, pañoleta, lo que vos quieras, y respirar ese aire calentito. Yo lo implemento más que nada a la mañana muy tempranito, pero cuando se venga más el frío, tenelo en cuenta porque realmente funciona. Lo que hace irritarnos la garganta es el frío que respiramos, ya sea por nariz o boca. Así que, ¡a abrigarse!

2 ¡VITAMINA C!
Seguro ya lo escuchaste, pero en invierno somos más propensos a bajar nuestras defensas por los cambios bruscos de temperatura (que también tenés que cuidarte de ellos, siempre salí hiper abrigado). Para hacer que nuestras defensas se mantengan fuertes, consumí de esta vitamina. Los cítricos son los reyes de la vitamina C, y si te parece que hace mucho frío para un juguito exprimido de naranja, podes hasta hacer de limón, budines de naranja o mandarina. Aunque no lo creas, si usas su jugo, mantenes los nutrientes, por lo tanto vas a consumirlos igual, aunque no sea en forma de jugo justamente.

3 HUMECTATE EL DOBLE
Particularmente, soy de las que sufren resequedad en los labios y mejillas, pero en la zona T suelo tener muy grasa la piel. En mi caso trato de usar humectantes que me sirvan a mi, pero ¡no abandones esa costumbre! En invierno es el doble de importante usar cremas, aceites, bálsamos labiales, porque es la estación en la que más se nos reseca todo, se nos escama y hasta se nos puede lastimar mucho si no la cuidamos bien.

4 OJO CON LAS COMIDAS
Somos libres de comer lo que sea, totalmente eso es cierto. Y en invierno, las comidas son el triple de ricas, porque es cuando más harinas, salsas, chocolate, consumimos. En su mayoría, las comidas que más queremos todos. Nos aportan las calorías que necesitamos. Y yo no soy quién para decir que NO las ingieran. Mi único consejo, que no es que lo saque del aire, sino más bien que lo dan los nutricionistas es, comer lo que se nos cante el estómago, pero cuidando las cantidades. No es lo mismo comer una porción de spaguetti, que DOS porciones. Y este consejo no es para “que no engorden” sino que al consumir de más, nuestro cuerpo se siente muy fatigado, por lo tanto no nos dan ganas de nada, sólo de dormir. Y el invierno, está para aprovechar en hacer ejercicios, que quizás en verano, evitamos por los calores.

5 DISFRUTA LA TEMPORADA
En las redes sociales hay una constante “pelea” de a ver quiénes aman más el invierno que el verano, algo absurdo ya que no decidimos la temporada, jajajaja. Pero lo que puedo proponer es que disfruten lo lindo de cada temporada, por ejemplo, amemos las nuevas tendencias del otoño/invierno, que son ¡divinas! El tomar un café caliente, quedarse un domingo en la cama mirando Netflix, en comer de vez en cuando un chocolate.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
¡Mirá qué hay de nuevo en mi Instagram!