COMPARACIONES MUY DE MINITA

'MEAN GIRLS' FILM STILLS - 2004Hoy salí de casa a la mañana y me olvidé de poner en la cartera los auriculares. Viajar alrededor de 4 horas por día sin que te acompañe música es un tortura.  Ojo,  disfruto de viajar en bondi como nadie porque siempre encuentro un detalle nuevo en la mágica Buenos Aires. Pero, sin música no es lo mismo.

Hoy no fue el caso y terminé en un divague mental que me llevó a pensar en el tema de las “comparaciones muy de minita”.  Y con esto me refiero a eso que hacemos todas: vernos y decir “ah yo me visto mejor que tal’, ” soy más linda/fea que la actual de mi ex”,  “hoy me vestí mejor o peor que mi amiga”.  Vamos,  todas en algún momento lo hacemos. ¡Hay que admitirlo! Lo pensamos. No sé si se dará en el mundo masculino, pero pienso que es una actitud bastante minita. Bien de minita.

El fin de semana sin ir más lejos,  antes de entrar  a un boliche nos pusimos a ver con Flor que tan montadas y expuestas estaban las chicas para una típica salida de sábado por la noche.
El  balance fue atroz desde nuestra mirada cuasi fashion police y blogger. Examinamos desde looks desastrosamente combinados en relación a la combinación de estampas,  exceso de piel everywhere (shorts bien cortos y croptop ultra ajustado con plataformas) hasta minas impecables. Diosas.  Obvio  que estas últimas son las que disparan el pajarito, te das manija y tac!!  te comparás. ¿Acaso alguna escapa de eso? 

Hoy en el bondi me acordé de esa actitud y me daba risa. Porque  ¿con qué parámetro nos medimos, no?  Por una parte pienso que erradicar esa actitud de nuestra conducta es imposible. Somos mujeres y nos encanta hacer eso y  el chismerio, todo ese rollo. En algún momento lo hacés,  listo,  no vivís sin eso. Pero lo que reflexioné de todo esto es que es tan absurdo medirse frente a otra mujer que lo más probable es que termines frustrada y bajando dos escalones en tu termómetro de autoestima. 
A lo que voy es que en la medida de lo posible nos resistamos a esa actitud. Cuando encontrás a esa diosa con la que te medís todo resulta bastante destructivo.

En cambio, si te mirás en el espejo y decís: me gusta esto de mí, me encanta resaltar esto o lo otro, todo cambia. Le damos una vuelta de tuerca a nuestra cabecita loca y aparece la autoconfianza. Y eso chicas, como diria el Coco Basile (click y ves el video), es un elissir. 

  1. Andrea

    2 Febrero

    Hola Eli,

    Coincido con Rocio, después te miras más a vos y en mi caso al trabajar en un hotel con chicas muy jóvenes, muchas veces les hago un comentario positivo, que hace 20 años no se me hubiera ocurrido.
    Pero ojo también hay cuarentonas que siguen haciendo comentarios, pero es más como ” mi hija no se va poner eso”, no soy madre no puedo verlo desde esa óptica . Pero todas tuvimos 20 años y nos vestimos para llamar la atención y provocar.
    Es un tema con muchas aristas. Buen post besos

  2. Eli

    2 Febrero

    Puede ser un poco por la edad, tenés razón!

  3. Eli

    2 Febrero

    Gracias Cris, qué bueno que les gusten estos posteos. Hace mucho que tenía ganas de empezar a hacerlos y no me animaba, tu comentario es buena señal!! La verdad es que sí yo también me rei mucho y lo pensé haciéndolo. Son actitudes que nos salen a veces tan naturales que si las pensamos un poco, tienen mucho de absurdo. Pero la idea siempre es que acá nos ayudemos entre todas y saquen algo constructivo de mi blog. Para eso estoy. Besos!

  4. Rocio Gisele

    2 Febrero

    Creo que con los años eso cambia, cuando era mas joven admito que me comparaba con mis amigas, instintivamente. Era algo natural querer estar mas linda que las demás.Pero como decia con los años la mirada sobre una misma y sobre las demás cambia. Una comienza a admirar a sus amigas o a las chicas con las que te cruzas en la vida.
    Mi punto de vista ahora es verme elegante. Si las demás lo son también, me encanta.
    Me siento a gusto. Pero ya no busco la “belleza” o el “sex appeal” que antes queria reflejar. Será la edad. Pero no busco vender mi imagen, no necesito que me compren o que me envidien.Pero si que se sientan a gusto conmigo.
    Tampoco codiciar la imagen de otra, para eso estan las celebrities, las alfombras rojas para soñar. Las demás son tan de carne y hueso como una, con virtudes y defectos.

  5. Cris

    2 Febrero

    Buen buen post! Me gusta porque he leido muchos con este tema en otros blog pero terminan siendo densos. ¡Me hiciste reir y pensar a la vez!
    Mientras leia recordaba que anoche maquille para un desfile chiquito a beneficio y entre tantas modelos una se siente una chiruza. Pero hoy me levante me mire al espejo y no se porque me senti re diosa igual.
    Me encanta el blog.
    Olvidate los auriculares más seguido jaja

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
¡Mirá qué hay de nuevo en mi Instagram!