LEYENDO

CUANDO LO QUE HACÉS TE DESTRUYE (Y FINGÍS QUE NO)...

CUANDO LO QUE HACÉS TE DESTRUYE (Y FINGÍS QUE NO)

Hay un video que me conmovió muchísimo en los últimos días y me tomé mi tiempo para poder traerlo acá, al sitio. Porque sentía que tenía que sentarme a escribir y hablar con ustedes estando completamente focalizada en lo que les estoy escribiendo, en esta charla. Como les conté por Instagram, estuve algo ausente estos días porque este jueves me recibo y sentí que publicar “sólo por publicar” no era el objetivo de este espacio. Entonces hice un parate.

Pero me sorprendió un vlog de Aimee Song, una de las bloggeras mejor pagas del mundo, teniendo una real talk como le dice ella con sus seguidores y declarando; “fingía todo el tiempo, estoy rota por dentro”. Si no lo viste, lo dejo acá abajo:

Esta charla tiene mucha tela para cortar, pero voy a tratar de ir al punto. Ya lo hablábamos en este post hace un poco más de un mes; las redes sociales te consumen, el éxito digital hace que entres en una dinámica de celebrity land (gracias Beatriz Sarlo por prestarme el concepto :) ) que te exprime. Al toque flasheás que sos “personaje público” y corrés ansiosa a poner abajo de tu nick name. No importa que no seas tan popular como Paula Chaves, flasheás y lo ponés. O lo ponen, eso me hace ruido.

Esto hace que tu cabeza gire más en torno a generar contenido no hay termino más duro para llamar a lo que hacés en redes sobre lo que le gustaría consumir a tus lectores y en agradarles más que en lo que todo influencer aclama que es: REAL. Mostrás lo que creés que va a generar más likes y shares. Aún si eso signifique que tenés que mostrar más el culo. Es el mundo de lo viral sin escalas. Y eso te consume porque pega más. 

La pobre Aimee lloraba, sola, alojada en uno de los mejores hoteles de Francia y mientras estaba convocada por las mejores marcas del fashion system. Flashes, alta costura, mucha pilcha de primera. Pero ella está rota. Increíble.

Hay más influenciadoras y blogueras rotas de lo que creés. Te lo digo por que lo veo. Y a lo largo de ocho años en este mundo digital vi crecer y perecer digitalmente a mucha gente. También vi el éxito a costa de pisar cabezas y vi bullying en vivo y en directo ejercido por la más feminista de todas las bloggers. A la larga todos muestran la hilacha. Atentas con eso, no se desilusionen.

Todas las semanas en Instagram alguna chica me pregunta como “meterse” en esto de ser exitosa como Aimee, y la verdad es que el éxito no siempre tiene una fórmula clara. Lo que si tiene, es muchos riesgos de romperse. Y muchos riesgos de que ese ser REAL se convierta en postear un look ofreciendo cuotas sin intereses.

De que te pierdas en las pantallas del smartphone y la computadora. De que pierdas contacto con lo real y empieces a ser más virtual que real. Eso te rompe. Te vacias. Y siento que mi deber en esta experiencia digital, en el estar, es también que tomen conciencia sobre la gente que siguen y sobre lo que ustedes mismas hacen en redes sociales. 

¿Cuántas bloggeras vieron el “día del amigo” saludar a amigas mencionándolas y sin la publicación de una foto con ellas?¿cuános fueron para promocionar productos?¿dónde estaban las amigas?¿Cuántos stories ven a diario de sus bloggeras favoritas en donde “lo comparten todo” pero no ven casi fotos o historias con gente que las acompañe y están solas con el palo de la selfie o el trípode? Es una señal de alerta para que dejemos la virtual talk para tener más real talks.  No nos rompamos como Aimee Song, ni las que vivimos de esto ni las que lo consumimos. 

 

POSTS RELACIONADOS

  1. Soledad

    25 Julio

    Perdón por escrbir mal tu nombre.
    Gracias Ellie ♥

  2. Soledad

    25 Julio

    Gracias por compartirlo Eli!
    Excelente

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
¡Mirá qué hay de nuevo en mi Instagram!