LEYENDO

DISFRAZ FASHIONISTA

DISFRAZ FASHIONISTA

milano-fashion-week-street-style-look-febbraio-2014_hg_temp2_m_full_l (2)

 

Voy a un evento, a una semana de la moda o camino por la calle y me encuentro con gente disfrazada de fashionista. Y ayer viendo un capítulo de “No te lo pongas” me quedé pensando en eso y en la frase de una chica que necesitaba un fashion emergency urgente. Ella decía entre lágrimas algo así como “sólo quiero que me noten, tengo miedo de pasar desapercibida”.

La relación con la moda por momentos se vuelve bastante complicada y a veces me pregunto ¿cuál es el límite? Porque cuando estás en esto, todo gira en torno al vestir, a las tendencias, a tener tus looks de BAFWEEK listos más de una semana antes para verte lo más increíble que tu bolsillo permita. Y veo muchas chicas esforzarse y gastar lo que no tienen en un conjunto trendy para tener su momento de fama. Para ser notadas. Para que Pancho Dotto las descubra entre miles de chicas que se pasean por el predio de La Rural o para que Ohlalá las considere lo suficientemente cancheras como para ocupar algunos centímetros en las páginas de su coolhunting de temporada.

Ponele que no frecuentas este mundo, igual es muy aplicable: ¿nunca les pasó eso de gastarse lo que no tienen para salir lindas a la noche? ¿O de entrar en crisis porque no encontrás nada que ponerte para ser la mejor versión de vos misma? Hace un tiempo Flor Pereira hablaba de esto en este post y yo, sin ponernos de acuerdo, en este y un poco también en este sobre mi etapa de los veintitantos.

Piénsenlo dos veces y se van a dar cuenta que es una locura. Porque el disfraz de fashionista nos juega en contra, ¿acaso muestra quienes somos? No. Sólo somos un mix exagerado de las tendencias que se usan en la temporada. Y créanme que cuando se los digo, es porque pasé por esa etapa y sentí que dejaba de ser yo misma por pretender aparentar algo más.

¿Nunca exageraron en un look para ir a pasar tiempo con amigas y se sintieron incómodas toda la noche? También me pasó y la verdad es completamente innecesario. Y lo es porque todas tenemos ese “algo” que nos hace únicas y distintas. Ese camuflaje de bijou, de prendas zarpadamente tendencieras, de pelo y de montaje no hace más que ocultar quienes somos. 

Resulta difícil entenderlo por momentos pero realmente es así. Una canción dice por ahí que “todo lo profundo ama el disfraz” por eso, este post tiene una aspiración e intención. La de hacer un mea culpa, mirarnos a nosotras mismas, salir de la vorágine y repensar nuestra manera de presentarnos ante el mundo. Porque la ropa nos puede disfrazar, ocultar. Vaya parte negativa. Pero también tiene ese don tan mágico de resaltar nuestras mejores cualidades, de reflejar nuestra personalidad y gustos. Y ser vos misma SIEMPRE está bien. Así que dejemos de lado los temores y las pilchas que nos tapan, opacan para empezar a dejar fluir. Que nuestro “yo” finalmente tome el control del placard.

Imagen: Styleforecaster

POSTS RELACIONADOS

  1. Daiana Aguirre

    12 Noviembre

    Bien dicho, Ellie, totalmente de acuerdo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
¡Mirá qué hay de nuevo en mi Instagram!