Los años locos de Tramando llegaron a La Boca, en medio de la tormenta del Viernes, pero lo que se vió realmente fue sublime. Era uno de los desfiles que más esperaba del BAFWEEK y no me decepcionó para nada. La Usina del Arte le dió el marco perfecto a la colección que Churba creó inpirado en el art-decó. Un cello y dos violines sonaban de fondo acompañando la puesta en escena. También en su proceso de diseño fusionó  un libro de figurines de los años 20 de Pablo Siquier.

Les dejo algo de lo que fue la pasarela y espero que les guste!